Andar sin dejar huella

ANDAR-SIN-DEJAR-HUELLA

Aquellos que no os perdéis nuestras publicaciones en el Blog cada semana ya sabéis que somos, y me incluyo, lo mas parecido a un caracol, dejando babas por todos lados allá por donde pasamos con nuestro teléfono móvil. Para los recién llegados al Blog, recomiendo nuestro post ¡el móvil ese gran desconocido! para poneros en situación.

Lo dicho, vamos dejando un rastro del cual se aprovechan las empresas, como por ejemplo nuestro proveedor de Internet además de los señores Google, Facebook y compañía, con el único fin de esculpir un modelo de lo que vendrías siendo tú, con tus gustos, tu personalidad, tus aficiones o tus secretillos… Te bombardean con la publicidad que corresponde para que gastes, gastes y gastes en aquellas marcas, que pagan a esos señores para vender sus productos, todo, a base de introducirse en tu vida privada gracias a esas babas de caracol que vas dejando por todos lados, es decir, gracias a tu desconocimiento y a tu inocencia. Otra buena entrada en el Blog para adentrarse en este asunto podría ser Grandes Firmas y Publicidad o también cuando hablamos de Mis datos personales.

Con la entrada de hoy, vamos a centrarnos en la baba que dejamos al utilizar o realizar búsquedas en los navegadores de Internet y vamos a proponer las “cuatro” pistas que en toda casa deberían existir para navegar sin que nosotros o nuestros hijos dejen su huella.

OJITO CON LOS NAVEGADORES

De nuevo, podría recomendar un par de posts que me vienen a la cabeza como el que dedicamos a los Navegadores de Internet o el post especial para malotes, Pon-no en Internet y el modo INCÓGNITO, donde dije aquello de que todos los hombres nacemos sabiendo borrar el historial de navegación en Internet.

No voy a entrar en detalles respecto a los navegadores en Internet, pero cada día lo tengo más claro, ¡SAL DEL REBAÑO!. Aléjate de los Internet Explorer, Chromes, o Mozillas y dale una oportunidad a los DuckDuckGo, a los navegadores emergentes específicos para privacidad como Epic, Brave o las versiones de Comodo . Que sí, que estamos en las de siempre, estos navegadores en el fondo se basan en Chromium o Firefox por ejemplo, pero son proyectos dedicados integra y exclusivamente para aquellos que quieren proteger su privacidad en Internet (que no quiere decir anonimato). Todos estos navegadores, de antemano te garantizo que son pelín más lentos que a lo que estás acostumbrado pero tiene su sentido. Prefiero perder un poco de velocidad al navegar que exponer mi “culo” literalmente allá donde voy.

El navegador por excelencia para conseguir ‘el anonimato puro’ en Internet es TOR. Ésto tiene mucho también de mito aunque es cierto que la tecnología en la que consiste TOR ayuda muchísimo a aproximarte al anonimato. TOR no es sólo para asesinos en serie, pederastas, vendedores de drogas u otros amigos de lo ilegal. Cualquiera puede utilizar TOR, eso sí, no lo utilices como navegador predeterminado, úsalo sólo para aquellos momentos donde busques realmente privacidad y exclusividad. Por ejemplo, cuando quieras consultar tu correo personal o para abrir de manera más segura tu perfil de Facebook.

¿que hacemos para no dejar rastro?

Esto es lo de siempre. Os puedo proponer mil cosas pero me voy a centrar en dos solamente.

Hazte con un servicio VPN de pago para la familia (NADA DE GRATIS). Más detalles en la entrada que dedicamos a las redes VPN. Una conexión VPN garantiza que allá donde te conectes, nadie sepa desde donde te estás conectando ya que se crea una conexión privada entre tu línea Internet de casa y el proveedor VPN. Por explicarlo de otra manera, al usar una VPN o un servicio Proxy, saldrás a Internet desde las instalaciones del proveedor VPN. Esto es muy bueno también para evitar que tu proveedor de Internet conozca y registre todos y cada uno de tus movimientos en Internet, porque créeme, saben TODO lo que HACES.

Otra buena manera de ocultar uno su rastro es pasarse a una distribución Linux y no utilizar nunca jamas Windows y todo lo que conlleva. Utilizo las distros de Linux a un nivel digamos amateur desde hace más de 20 años. A día de hoy, no tiene nada que ver con aquellas versiones donde todo era consola y comandos. Hoy existen distros de Linux que, para digamos un uso normal, no tienen dificultad alguna. En cambio, nuestra privacidad y nuestra seguridad se multiplica por … mucho. Hace poco utilicé una distro de Linux especial para niños de unos gallegos (si no recuerdo mal) que me impresionó por lo fácil e intuitiva que era. El Proyecto Minino. Solo me hizo falta un viejo portátil, una instalación bastante sencilla y mi hijo de 7 años empezó su aventura en el mundo de Linux, y lo mejor de todo, con una cantidad de herramientas de aprendizaje para niños, increíble!

Tendré que dedicar una entrada exclusiva al sistema operativo Linux… más adelante… pero volviendo al tema, hace así como un año que me pasé al sistema operativo Linux llamado Parrot OS y os puedo decir que, utilizando incluso Mozilla Firefox, con 2 clics y lanzando una aplicación que viene por defecto, navego 100% seguro y cuasi anónimo, como si mi casa estuviese en Murcia y yo navegando desde Zaragoza…

Busca, busca y te encontrarán

No quería terminar sin mencionar el tema de los buscadores y la información que guardan en sus ‘arcas’. Digamos que TODA TU VIDA, todos los clics, todos tus gustos, tus búsquedas, TODO queda guardado para posterior consulta por sus algoritmos, otra vez, con el fin de ofrecerte la publicidad por la que pagan sus clientes.

Búscate en Internet. A ti mismo. Pon tu nombre en Google y clica en imágenes, quizás te sorprendas.

Párate a pensar la cantidad de cuentas de correo electrónico, antiguas redes sociales o suscripciones a webs que hiciste hace mil años. Piensa un poquito en ti y en tu protección y empieza a borrar tus huellas de aquello que ya no usas y que ni te acuerdas que existe.

Llevo tiempo queriendo publicar una entrada sobre Google Activity pero no termino de estar puesto del todo así que lo dejaré más adelante, lo que sí sé es que Google pone a su disposición los pasos para BORRAR definitivamente TODO lo que saben de ti o han guardado en algún momento sobre ti. No cuesta nada, una alarma en el móvil cada 3 meses por ejemplo y que le dediques 2 minutos a seguir estos pasos (2 minutos para tu móvil y 2 para tu ordenador ) :

Soporte de Google – Controla tu actividad WEB

Para despedirme, yo ahora pregunto, un dilema moral que me surgió hace unos días. Personalmente no estoy a favor de publicar imágenes de mis hijos en Internet o redes sociales. Si que es cierto que por Whatsapp siempre compartimos con la familia y amigos las fotos de nuestros hijos pero… ponte en la piel de tus hijos. ¿Y si tus padres haces 20 o 30 años hubiesen publicado a todo el mundo a través de Facebook las fotos de tu primer baño, o cuando se te cayó tu primer diente o alguna de esas fotos que sabemos que existen pero damos gracias a que en aquella época no existían las redes…? ¿no hubiese sido lo adecuado que tus padres te hubiesen pedido permiso para publicar esas fotos tuyas? ¿quién va a borrar la huella en Internet de esos niños y niñas con los que sus padres nos bombardean todos los días en las redes ? ¿que pensarán tus hijos cuando dentro de 5 o 10 años sufran de buylling o ciberacoso por aquellas fotos que SUS PADRES PUBLICARON? …

Mis compañeros se van de vacaciones este año a New York o República Dominicana, yo mañana avión hasta España, carretera en busca de los mares de Olivos y luego hotelito en Málaga y como le he dicho a mi mujer, me va a dar un cólico de los espetos de sardinas que me voy a comer porque, sólo cuando estás lejos, es cuando te das cuentas de lo que de verdad importa en la vida y cuánto lo echas de menos ( y no me refiero a los espetos, bueno sólo un poco )

Un abrazo muy fuerte y no olvides suscribirte a nuestro boletín de noticias y empieza a ciber-prevenirte, que es gerundio!

DAG

Andar sin dejar huella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: