Amazon Dash Button

AMAZON-DASH-BUTTON

¡Último preservativo de la caja! ¡UFF! ¡Que suerte! Aprietas el botoncito y ¡TACHÁN! pedido urgente de condones ¡en camino! Se acaba el papel del váter, botoncito y mañana tienes el papel higiénico en casa. Hay partido, metes la última cerveza en el frigo y ¡MIERDA! te acuerdas de lo que olvidaste traer del supermercado. No pasa nada. Vas a la despensa, botoncito de San Miguel y a lo mejor te llegan antes del fútbol.

Es muy probable que muchos no conozcáis aún el botón de Amazon. Otros sabréis que existe, pero no os animáis a tener uno en casa para probarlo, hay otros que están ‘endrograos’ con el botoncito de los cojo…s y tienen hasta el botón de la piedra pómez.

Esto es el futuro Señor@s, debemos admitirlo, esto y lo que está por llegar, la comodidad y el apoltronamiento en su máxima expresión. Si no queremos, no tenemos ni que ir al supermercado, de hecho, irán echando el cierre poco a poco. Tiempo al tiempo. Personalmente, es triste. ¿dónde se quedaron ese CANI o ese SPAR del barrio? ¿a dónde irá a parar ese Paquito Agujas de Manzanares …?

¿terminará transformándose en botón para pedir chuletitas de cordero?

Lo cierto es que lo están petando. Llevo varios años fuera y no sé cómo cuánto está impactando en España, en las grandes urbes… os puedo decir que, en Francia, los que no tienen cuenta de Amazon Prime están volviendo a vivir a las cavernas…

 

Y esto… ¿COMO FUNCIONA?

El Amazon Dash Button, como se conoce, funciona de una manera muy simple. Los botones (en su mayoría) vienen ya asociados a una marca y un producto. Cuestan generalmente 4,99€ (que te devuelven tras el primer pedido) y tienes botones de productos a elegir para aburrirte.

Que se te ha acabado el anti-polillas del armario, le das al botón que está colgado en la percha (porque viene con gancho extraíble) ... ¡y listo!…

Digamos que tenemos el botón ‘der’ Profident. Nos bajamos la APP, nos conectamos al botón (primera configuración por Bluetooth = ¡BIEN!), lo configuramos, conectamos a nuestro WiFi y cuando apretemos el botoncito, automáticamente enviamos un pedido de compra de un tubo de pasta de dientes. Este pedido se carga/paga con nuestra cuenta de Amazon Prime y al día siguiente, recibes el paquetito. Simple, efectivo y mínimo esfuerzo… bueno sí, mover el dedo… ¡lo que vamos a engordar con ésto... !

Hasta aquí he llegado con la publicidad gratuita del botón…

 

Y esto… ¿COMO FUNCIONA? – el lado oscuro

Ahora bien, ¿esto que es? Si lo miramos desde el punto de vista de la ciberprevención…

¡SUSPENSO!

Comodidad sí, pero estás metiendo en tu casa un cacharrito, conectado al WiFi, que navega por Internet a su aire, utilizando tu cuenta de Amazon y, además, compartiendo tus datos, tu tarjeta crédito, por su puesto tu contraseña del WiFi de casa y lo mejor… esto se almacena por ahí en algún servidor de Amazon sepa Dios donde.

Amazon insiste en que es seguro y creo que demuestran que la seguridad es su principal preocupación ¡joder, otra vez publicidad gratis! pero el tema está en que, y tiramos de repertorio, ¿cuál es la regla suprema, el primer mandamiento, el dogma principal de la ciberprevención?

ESTAR DESCONECTADO

Es muy simple, cuando juegas a la lotería, todo el mundo sabe que cuantos más décimos, es más probable que te toque ¿o es un bulo? … entonces … Además de todo lo que ya tendrás en casa, todo super bien protegido por supuesto, móviles, tabletas, ordenadores y demás, te pones a meter botones a diestro y siniestro, con tu gran experiencia en ciberseguridad, y cada botón te abre una puerta de entrada y salida a Internet por donde, para colmo, envías tus datos personales a través de ella cada vez que compras algo.

Alguno saltará seguramente, ¡hombre, pero si es seguro! ¡los datos van cifrados! ¡se conecta sólo cuando lo aprietas! ¡Se trata de un túnel privado entre el botón y el servidor de Amazon!

Hasta ahí estamos, pero volvemos a lo de siempre, ¿el huevo o la gallina?

Si sabemos que el botón se puede modificar para, por ejemplo, asociarlo a una lista en el ordenador para registrar cuantas veces hace el niño caca al cabo del día (cambias el pañal, si y solo sí, le das al botón) o cuantas veces te despiertas por la noche...

Si tenemos en cuenta que existen miles de botones asociados a miles de cuentas de clientes de la empresa, que se dice, posee el control de Internet, ¿no crees que habrá ya más de uno y más de dos intentando hackear el cacharrito desde que se levantan hasta que se acuestan?

¿y si los malos recuperasen las contraseñas de las redes WiFi de los hogares de todos esos clientes que las tiene Amazon guardaditas en alguna parte?

¿y si tuviesen acceso a tu tarjeta del banco? Te lo digo yo, MODO PÁNICO ¡ON!

¿y si cayese un meteorito? ¿y si...? ¿y si disi? … Mi mujer se cabrea con esto… jijiji

 

Está claro que la revolución de lo conectado está llegando, que no se puede parar y como, frente a cualquier nueva moda, caeremos en la tentación y llenaremos la casa de cosas conectadas a Internet como dijimos en el post del Internet de las cosas.

Es por eso que estamos nosotros aquí, no podemos evitar lo inevitable, pero...

¡si que podemos ponerlo más difícil!

 

Hasta aquí el botoncito. Nuestro lema, aMonimízate. ¡Sí has leído bien!, ¡del verbo aMonimizar! y según la Real Academia de deMonito, es muy sencillo, capas, capas y más capas... como las cebollas... o como ¡Shrek!

¡tú sigue con tu cibervida que ya nos ocupamos nosotros de aMonimizarte!

¡Pronto, muy pronto! Empezaremos en los hogares de la provincia de Málaga… ¡¡¡¡ uhhh !!! 2k19

 

Abrazo fuerte sin recochineos. Y como dice un buen amigo gallego… ¡YOGUR!

DAG

Amazon Dash Button

Un pensamiento en “Amazon Dash Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: